Cargando sitio web

Radio Parque





De acoso, acusada y refugiada

Nuevamente cobró vigencia el escándalo en el que están envueltos el miembro del Consejo de la Magistratura e integrante del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados Cristian Kriskovich, con la exestudiante de la Facultad de Derecho de la UCA María Belén Whittingslow Castañe.

Haciendo un repaso cronológico de los hechos, este caso tiene ahora cuatro vertientes: a) la denuncia de acoso sexual contra el docente de la UCA Kriskovich; b) el proceso penal que enfrenta la exalumna en el caso conocido como “compranotas” en el que está acusada con pedido de juicio oral; c) la demanda civil por daño moral que entabló el miembro del CM y del JEM contra la mujer luego de desestimarse la denuncia de acoso sexual y, ahora, el último episodio, d) la huida de María Belén al Uruguay, al que solicitó refugio porque supuestamente es perseguida por la justicia de su país.

María Belén Whittingslow Castañe había denunciado ante la Fiscalía a Kriskovich por acoso sexual, hecho ocurrido supuestamente entre febrero y agosto de 2014, en la Universidad Católica de Asunción (UCA).

Según el expediente de esta denuncia, la fiscala Nadine Portillo el 20 de marzo de 2015 citó a la denunciante María Belén Whittingslow Castañe, para que el 27 de marzo de ese año, ponga a disposición del Laboratorio Forense de Ministerio Público, su teléfono celular para realizar la extracción de datos (chateo), de la conversación que habría mantenido con Kriskovich.

La citada pericia que debía realizar el Ministerio Público era para conocer si los mensajes por vía WhatsApp, si las llamadas o imágenes serían o no adulteradas o adulterables.

Sin embargo, las pericias a los teléfonos celulares no se realizaron.

Al día siguiente de haberse realizado la citación por parte del Ministerio Público, es decir, el 21 de marzo de 2015, Whittingslow Castañe recusa a la fiscala Portillo con patrocinio del abogado Rodrigo Cuevas.



Te invitamos a ver más noticias


MAS NOTICIAS


La Nueva Radio Parque