Cargando sitio web

Radio Parque





Libanés que vendió terreno a diputado amplió su condominio con documentos de dudoso origen

A través de maniobras dolosas, se habría concretado una titulación irregular de tierras destinadas a un condominio de lujo en la ciudad de Hernandarias. Según datos, un título de propiedad original se habría utilizado para ampliar la parcela en varios metros cuadrados, de modo a lograr más de media hectárea de terreno extra en manos de una empresa propiedad de un árabe. Lo llamativo del caso es que se trata precisamente del mismo personaje que había vendido, según los datos, unos 18 terrenos en la misma ciudad al diputado Ulises Quintana, detenido e investigado por su nexo con el narcotráfico.

Se trata de Malek Fawzi Abdel Salam, libanés, nacionalizado brasileño. El mismo ya fue noticia el año pasado, cuando salió a luz una compra de 18 terrenos hecha el 20 de abril de 2018; es decir, un día antes de que Quintana fuera electo diputado. Esa compra se había hecho, conforme con los datos, en G. 207 millones.

Sin embargo, en la misma zona, se está habilitando un barrio cerrado, destinado a personas adineradas. En el sitio, como se puede observar, ya se han hecho las obras de amurallado, división de los terrenos con mojones, empedrado de las calles internas, y ya se habrían iniciado las ventas de las parcelas que rondarían los USD 55.000 cada uno (unos G. 340 millones).

HISTORIA INICIAL DEL NEGOCIADO

Este negociado se inicia en el 2012, con la compra por parte de la empresa Oga Jára Construcciones S.A., de cuatro parcelas de terreno en la ciudad de Hernandarias, lugar denominado colonia Félix de Azara. Según contrato de compra-venta firmado en la escribanía Gladys Esquivel de Cocco de la capital, el día 13 de febrero de dicho año, a través de la escritura pública número 10, se procedió a la venta a la firma de estas parcelas. La primera de una hectárea con 5.042 metros cuadrados perteneciente a Rafael Monzón. La segunda, perteneciente a Rolando Juan Alarcón Ríos, con dos hectáreas y 5.000 metros cuadrados. La tercera propiedad, compuesta por dos terrenos de dos hectáreas y 5.000 metros cuadrados cada uno, es decir, cinco hectáreas de Arsenio Monzón Sosa, y el cuarto terreno de una hectárea con 9.330 metros cuadrados de Hermelinda Raquel Alsina de Monzón. Es decir, todos los terrenos sumaban 10 hectáreas con 9.372 metros cuadrados. Para esta compra aparece como comprador el representante legal de la empresa “Oga Jára”, Marcos Araujo Meneses Guimaraes, el anterior propietario de la constructora.

He aquí que aparece la primera diferencia, pues en el plano oficial del “Condominio Oga Jára” aparecen 11 hectáreas con 5.763 metros cuadrados, es decir, unos 6.391 metros cuadrados de más. Solamente en este cálculo, haciendo la operación básica de 360 metros cuadrados por cada lote, se habla de unos 17 o 18 lotes de más, titulados supuestamente de manera fraudulenta. Teniendo en cuenta el precio estipulado de venta, es un negociado de más de G. 5.700 millones aproximadamente.

Posteriormente, en octubre de ese año, se realiza un convenio con el municipio, representado por Mario Castillo, para el cierre perimetral del condominio, en el cual la empresa se compromete a “mejorar el área del arroyo Hu’i Rupa convirtiéndolo en espacio verde, construcción de puente y la construcción de empedrado sobre la calle Cnel. Francisco Solano López entre Mcal. López y Paraguarí y la calle Paraguarí desde Francisco Solano López hasta la calle Nanawa”.

TITULACIÓN DUDOSA

El 23 de agosto del 2017, se realiza una compra de parte del inmueble de la firma Oga Jára por Malek Fawzi Abdel Salam, uno de los propietarios de la S.A. Dicho documento se gestiona en la escribanía Rogelia V. Zarza Lima, la misma que homologó los acuerdos con el diputado Ulises Quintana por 18 terrenos en el 2018.

En el documento figura que las cuatro propiedades de Oga Jára, las de la escritura pública 10 citada anteriormente, fueron unificadas en una sola matrícula. Según los datos, se refieren a las matrículas K01/3.3077, K01/29.629, K01/26.059 Y K01/33.073. Se aprecia en el acuerdo, estos se unificaron en escritura 14 de fecha 10 de mayo de 2013, bajo la matrícula K01/34.266. Finalmente, afirma que se ha fraccionado en fecha 25 de marzo de 2014, bajo la matrícula K91/35.099 de Hernandarias.

Supuestamente, de este terreno, con cuenta corriente catastral número 26.1571.11, se desprenden 3.238 metros cuadrados con 7.200 centímetros cuadrados, que adquiere el árabe Malek de la firma Oga Jára.

En representación de esta empresa, firma el propio Malek como presidente, además de Nizar Abdul Salam, en carácter de vicepresidente. Es decir, el propio Malek Fawzi Abdel Salam se vende a sí mismo una parcela.

NO MUESTRAN EL DOCUMENTO

Ante la duda generada por esta supuesta compra-venta, se recurrió en varias ocasiones a la escribanía Zarza Lima, explicando el motivo de la consulta, a los efectos de solicitar una copia del plano de la supuesta propiedad, de modo a corroborar fehacientemente que no se trata de un agregado irregular a una propiedad inicialmente más pequeña.

Lastimosamente, al principio se mostraron abiertos a entregar una copia del contrato, pero supuestamente al no encontrar, informaron en fecha 18 de setiembre, a través de una llamada a las 09:03, del número 0973 con terminación 842, que “no sería posible” mostrar la copia que alejaría dudas sobre este terreno.

Un dato interesante y llamativo de este caso, es que figura un supuesto terreno 12 de la manzana “H”, pero dicho inmueble no aparece en el plano oficial, pudiendo haber sido utilizado este dato para agregar la parcela; es decir, para aumentar y quedarse con más de media hectárea de terreno en la zona, que sería en realidad espacio público o terreno municipal.

Este fraccionamiento fue aprobado sin más discusiones el pasado 12 de junio por la Junta Municipal de Hernandarias.



Te invitamos a ver más noticias


MAS NOTICIAS


La Nueva Radio Parque